lunes, 29 de septiembre de 2014

VENTA DE LIBROS DE TERROR



Hago envíos a toda la república mexicana. Cada libro te cuesta 25 pesos y va dedicado por el autor. Interesados escribir a: juanantonio207@hotmail.com ¡No puedes dejar pasar esta oportunidad! 

INVESTIGACIÓN EN UN HOSPITAL EMBRUJADO

CITA CON EL MÁS ALLÁ "PSICOFONIAS CLÁSICAS" con Juan Antonio Amezcua

EL ASTRONAUTA DE PALENQUE

En caso de que los mayas obtuvieran estos conocimientos por parte de alienígenas, la zona de Palenque, en el estado de Chiapas, pudo ser el punto de encuentro, veamos por qué. 

Palenque, fue un importante centro cultural, filosófico, científico y religioso. Las pirámides que ahí se encuentran sólo representan el diez por ciento, ya que las demás siguen ocultas.

Y fue en Palenque donde se halló la que podría ser la mayor evidencia de un contacto extraterrestre. El 15 de junio de 1952, el arqueólogo mexicano Alberto Ruz Lhuilier descubrió en el interior del templo de las inscripciones un sarcófago de piedra roja que guardaba los restos del rey Pacal

El interés que despertó este hallazgo en la ufología mundial se debió a la lápida, la cual  tiene una dimensión de 3 metros 80 centímetros de largo, por 2 metros 20 centímetros de ancho; con un peso aproximado de cuatro toneladas y media. 

Dicha losa sepulcral tiene tallada la figura de un hombre que parece tripular una nave espacial del tipo Mercury, propulsada por energía iónica o fotónica. Por lo anterior, se  le conoce como el astronauta de Palenque.

Por su parte, los arqueólogos dicen que esta losa representa el descenso del rey Pacal por el inframundo. En la cultura maya se consideraban tres mundos figurados de la siguiente forma:

El mundo de arriba, o llamado también el de los cielos, se halla en la parte superior de la lápida; representado por una criatura mitad pájaro y mitad serpiente sobre una cruz central. Esta figura simboliza el intermedio entre los cielos y la Tierra. La parte central o llamada de los vivos, se muestra por medio de un árbol sagrado con una serpiente de dos cabezas, cuyas fauces se halla el Dios llamarada y el Dios bufón

En la zona inferior, se muestra el inframundo o conocido también como el mundo de los muertos. El rey Pacal está sentado en el monstruo de la tierra con un sombrero de cuatro pétalos.

La conclusión de los arqueólogos no fue satisfactoria para los investigadores del fenómeno ovni, y menos cuando el ingeniero norteamericano de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, (NASA) Hugh Harleston, encontró aproximadamente 20 semejanzas entre la postura de la figura de piedra, a la de un astronauta real.

De hecho uno de los primeros en suponer que el rey Pacal era un extraterrestre, fue el ruso Alexander Kazantzev, quien dijo que seguramente en Palenque se había contactado con otro mundo. En 1966, los investigadores Guy Tarade y André Millou, ambos articulistas de la revista turinesa Clypeus, se unieron a esta hipótesis.

Pero sin duda el verdadero misterio que hay detrás del astronauta de Palenque es el mismo rey Pacal. De acuerdo a los jeroglíficos descifrados, se afirma que el rey falleció a los 80 años después de reinar por 68 primaveras.    

Sin embargo, los restos óseos encontrados en la tumba corresponden a una persona blanca entre los 40 a 50 años de edad; en vida, midió 20 centímetros más -un metro 73 centímetros- que la altura promedio de los mayas. Además -dato revelado por el experto en glifos de Calgary University de Canadá, David Kelley- el rey tenía un defecto genético en el dedo gordo del pie izquierdo.


Con estos datos queda comprobado que el rey Pacal era humano y no extraterrestre como lo afirmaban estos investigadores, pero la interrogante continúa: de dónde apareció y quién lo puso ahí. (Y al decir quién lo puso ahí, usted lo entenderá mejor cuando llegue al capítulo dos) 


Esta información fue extraída del libro OVNIS EN MÉXICO PUNTO DE ENCUENTRO. Si está interesado en comprarlo, escriba a: juanantonio207@hotmail.com (Envíos a todo México) 

domingo, 25 de mayo de 2014

JUAN RAMÓN SÁENZ Siempre te recordaremos 29 de mayo...tercer aniversario

ANTES DE LA MEDIA NOCHE "Qué son los fantasmas" 22 de mayo 2014

CITA CON EL MÁS ALLÁ "Psicofonías impactantes" 2014

JUGANDO CON LA OUIJA

LA OUIJA (Eduardo Reyes Ruiz “MISTER REYES”)

Tendría como quince o dieciséis años cuando mis primos y yo vivíamos en casa de mi abuela. Por curiosidad compramos una ouija y comenzamos a jugar todos. Al principio, comenzó a moverse poco, después juntaba algunas palabras; de repente algo cambio, al grado de que ya se movía más rápido el cursor y nos decía cosas que eran reales.

En una ocasión, una de mis tías que era escéptica, se reunió con nosotros para ver cómo jugábamos. Ella, por curiosidad, pidió hablar con su papá (mi abuelo) que ya estaba muerto. La tabla no se movió, ni nada, pero a la mañana siguiente, mi tía se paró llorando porque mi abuelo se le apareció en sueños, y ella se espantó; él le dijo, “PARA QUÉ ME LLAMAN SI SE VAN A ESPANTAR”

En otra ocasión, otra tía que era incrédula, retó a la Ouija para que le dijera algo que nadie más supiera, y la tabla le contestó que había un niño que le mandaba saludos y le pedía que no se preocupara, que él estaba bien con su abuelito y que ya mero llegaba su hermanito; mi tía había perdido un bebé y a las pocas semanas, ella se enteró que estaba embarazada. La Ouija incluso le dijo el nombre, y pues mi tía se puso a llorar a mares pues ese nombre ella le iba a poner. Increíble que la Ouija lo supiera.

Tratamos de calmarnos y, pues se fueron calmando las cosas. Escuchamos que tocaban con fuerza la puerta y escuchamos que era nuestro tío. Cuando pudimos abrir la puerta, nos dijo que llevaba rato tocando, que incluso ya la iba a tirar, pero nosotros jamás escuchamos eso. Les platicamos lo que había pasado y nos quitaron la tabla y jamás supimos que pasó con ella.

domingo, 18 de mayo de 2014

¿LE TEMES A LOS PAYASOS? Quizá sea por John W. Gacy

EL FANTASMA QUE TE TOCA "Los fantasmas 12 de mayo 2014"

EL FENÓMENO OVNI los casos más impactantes en México

LA LLORONA LE METIÓ UN BUEN SUSTO A MI PADRE (Cristian Vega)


Hace veinte años o más, mi padre no sólo escuchó a la Llorona, ¡Sino hasta la vio! Esto ocurrió en Atizapán de Zaragoza, Estado de México. Mi padre, en aquel tiempo, jugaba mucho billar; se iba todas las noches a jugar billar con sus amigos, también tomaba.

En una ocasión, que él regresaba a su casa a eso de la media noche, algo ebrio, le dieron ganar de ir a orinar. Se metió en unas milpas que por ahí había y mientras estaba haciendo sus necesidades, comenzó a sentir mucho frío. Él volteó y vio una mujer con una especie de túnica blanca, flotando sobre el pasto cerca del río. A él le dio tanto miedo que se le quitó la borrachera; había una barda y la saltó del miedo, pero al caer, cayó mal y se dislocó el hombro. Aun así mi papá se echó a correr porque escuchó el lamento de la Llorona gritando “¡Ay mis hijos!”.


Mi papá llegó a su casa y lo vio mi abuela. Cuando llegó, lo regañó porque había llegado tarde y alcoholizado; pero cuando lo vio bien, mi abuela le preguntó que por qué estaba todo pálido; y mi papá le dijo que porque había visto a la Llorona. Mi abuela sí le creyó porque ella ya había escuchado a varias personas de por ahí contar algo similar.